¿Cuántas veces has dicho a alguien que vaya al psicólogo? ¿O cuántas veces has pensado que alguien debería ir? ¿Has pensado alguna vez en ir tú? ¿Por qué no has ido? ¿Crees que no sirve para nada? ¿Crees que no te va a entender? ¿Crees que tu vida no le importa?

Extraña profesión la mía, porque todos necesitamos un psicólogo pero nadie quiere ir a ellos. Supongo que cuando vas al psicólogo reconoces que algo no anda bien y la mayoría de veces somos demasiado orgullosos para reconocerlo.

Pero, ¿a quién le va bien en todo? La vida es la más maravillosa complicación. Decisiones, errores, caídas y comienzos. Tener miedo, vergüenza, sentirse inseguro, enamorarse y desenamorase, trabajar, estudiar, ser feliz. Encontrar amigos, tener familia, perseguir sueños. Decepciones, sorpresas, más decisiones…

Coño, ¡si es que la vida de fácil no tiene nada! Entonces, ¿por qué pretendemos hacer solos lo más difícil?

Te propongo una cosa: envíame un e-mail con una pregunta personal que te gustaría hacerle a un psicólogo. Si mi respuesta te ayuda, la próxima vez que sientas tener un problema, busca un psicólogo y ponte manos a la obra. ES UN TRATO.

Eso sí, no caigas en el error que cometen muchos, van a uno, no les gusta o no se sienten bien, y ya no van más. Buscar un psicólogo es como ir al mecánico, hasta que encuentras uno que te da confianza, vas a pasar por unos cuantos. No pasa nada, es normal. No todas las personas tienen el mismo feeling y puede que no sea el primero que visitas pero,  ¿y qué? ¿acaso no mereces encontrar el idóneo para ti?

Tampoco te voy a engañar. Las cosas no cambian de la noche a la mañana, pero es una oportunidad importante para mejorar lo que sea que necesites mejorar de tu vida.

¿Qué haces con un psicólogo? Pues charlar, hablar sobre lo que te preocupa  o sobre lo que ocupa tu vida. Ser honesto con lo que sientes, piensas y haces. Trabajar en ti mismo, conocerte más, intentar superar obstáculos, vencer miedos…psicologo

Muchas veces me han preguntado si de verdad creo que las personas pueden cambiar. Pues claro que sí, hay muy pocas cosas en este mundo que puedan permanecer inalterables a lo largo del tiempo. ¡Claro que las personas pueden cambiar! El problema es que, normalmente, no controlamos ni dirigimos nuestros cambios. Dejamos que las experiencias, sobre todo las malas, nos condicionen la vida. Pero, ¿y si en vez de dejarnos llevar aprendemos a dirigir los cambios?

Pues eso es ir al psicólogo.

Vani.G.Leal

7979dfa77903601f8bcabf957914b95c

Anuncios