Si esperas que la vida, por arte de magia, te regale felicidad, vas a llevarte muchas decepciones. La felicidad no es cuestión de suerte, ni de azar, ni de destino. La felicidad es cuestión de trabajo, de aprendizaje, de opciones, de actitudes. La felicidad no es gratis, hay que pagar un precio, el precio de usar de forma positiva tu cerebro.

1.SÉ TU MISMO, sé sincero en quién eres y cómo eres. Si tienes vergüenza, admítelo, si estás nervioso, coméntalo, si sientes miedo o inseguridad por algo, no lo ocultes, habla de ello como si fuera lo más normal del mundo, porque es lo más normal del mundo. Ocultarlo solo lo hará más evidente.

Si aparentas, si ocultas tus miedos e inseguridades, si vas por la vida de lo que no eres… tienes una probabilidad muy alta de no estar nunca contento contigo mismo.

2. NO DRAMATICES a menos que realmente sea un drama, y un drama son cosas verdaderamente importantes: una enfermedad, una muerte o no tengo para comer.

Si ese no es el caso, entonces, pregúntate: ¿Es tan importante como para sentirme así de mal? ¿Tiene solución? ¿Está en mis manos la solución? y, si no está en mis manos, ¿puedo hacer algo para mejorar mi situación?

Si dramatizas dejas de pensar y si dejas de pensar no tienes en cuenta ni las opciones, ni a las otras personas, ni eres objetivo, ni puedes tomar decisiones.

Cálmate, o descubre la manera de calmarte y, luego, piensa.

3.PREDISPOSICIÓN POSITIVA. Si te pones en lo peor, ya estás condicionando tu forma de ver la situación. No es lo mismo decirte: mañana va a salir todo bien, iré y diré lo que tengo que decir, o me sentiré tranquila y confiada durante la entrevista, a… mañana lo pasaré fatal, se me olvidará lo más importante, me verán nerviosa y no sabré que decir. ¿No te das cuenta de que te estás diciendo que lo vas a hacer fatal? Diciéndote eso, ¿qué clase de seguridad crees que vas a tener?

Ten en cuenta como te hablas y lo que te dices, porque puedes estar siendo tu propio enemigo.

4.OCÚPATE Y NO TE PRE-OCUPES. La mayoría de situaciones que pasamos por la vida son inevitables, forman parte del entrelazado círculo de las relaciones humanas, así que en vez de derrochar toda tu energía en pensar en las cosas que aun NO han sucedido (preocuparte): me van a echar, me va a dejar por otra persona, no conseguiré aprobar, no me darán el trabajo…mejor emplea la energía en ocuparte de las cosas.

Ocúpate de hacer lo que te gusta, ocúpate de estar con la persona que amas, ocúpate de hacer bien tu trabajo, ocúpate de dar amor a las personas que quieres, ocúpate de pasártelo bien y reírte, ocúpate de tus aficiones, ocúpate de tus amigos, ocúpate de conocerte… y , cuando tengas problemas (porque todos tenemos), ocúpate de buscar soluciones.

Vivir pre-ocupado es no ocuparse de vivir.

5.Y… ya. Suficiente para empezar.

No sé si lo ves fácil o difícil, lo que si sé, es que te puede ayudar a llevar una vida más sana y positiva. No hace falta que mañana parezca que has aprendido la lección, ni hace falta que pienses que son idioteces. Sólo con que lo leas de nuevo y se te quede algún pequeño fragmento… A TU CEREBRO, le vale.

Vani G.

Bw6zWiaIMAAU-5E

Anuncios